20 de feb. de 2011

IMPORTANTÍSIMA VICTORIA DEL MOVIMIENTO ECOLOGISTA.

El Supremo obliga a Aguirre a borrar una autovía.
El Alto Tribunal declara nula la conversión de la carretera M-501 en autovía y ordena devolver casi 20 kilómetros de asfalto a su estado original.
Una ONG ha ganado al Gobierno de Esperanza Aguirre una de las mayores batallas judiciales del movimiento ecologista en la última década. El Tribunal Supremo ratificó la nulidad del desdoblamiento de la M-501, una carretera que el Ejecutivo del PP convirtió en autovía pese a que atravesaba la zonas de pinares y encinares del oeste de la Comunidad de Madrid, con especies en peligro de extinción como el águila imperial, la cigüeña negra y el buitre negro.
Los magistrados, en una sentencia firme y no recurrible, consideran demostrada "la concurrencia de vicios procedimentales de carácter sustancial por la inexistencia de Declaración de Impacto Ambiental y la omisión del preceptivo trámite de consulta previa a la Comisión Europea", ya que el asfalto pisaba una espacio blindado por la legislación de la UE. El proyecto definitivo, con un presupuesto de 75 millones de euros, fue presentado en octubre de 2005 por la hoy secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, entonces consejera de Transporte en el Gobierno de Aguirre. La presidenta de la Comunidad de Madrid se preguntó entonces: "¿Qué son más importantes, las personas o los pajaritos?", ya que la llamada autovía de los pantanos surcaba una Zona de Especial Protección para las Aves.
PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO, CLICAR EN LA IMAGEN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada