27 nov. 2010

En diciembre de 1997, Ignacio Ramonet publicaba en Le Monde Diplomatique un artículo “Desarmar los mercados” que aún hoy es de total actualidad.


En diciembre de 1997, Ignacio Ramonet publicaba en Le Monde Diplomatique un artículo “Desarmar los mercados” que aún hoy es de total actualidad. Este artículo dio lugar al movimiento internacional Attac y decía:

“El tifón que han experimentado las bolsas de Asia amenaza al resto del mundo. La mundialización —cuyo principal motor es la optimización a escala planetaria del capital financiero— está poniendo a los pueblos en estado de inseguridad generalizada. Ignora y rebaja a las naciones y a sus Estados en tanto que espacios idóneos para el ejercicio de la democracia y como garantes del bien común. La mundialización financiera ha creado de esta forma su propio Estado.

Un Estado supranacional, que dispone de sus aparatos, de sus redes de influencia y de sus propios medios de acción. Se trata de la constelación formada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización Mundial del Comercio (OMC). [...] Es urgente arrojar algunos gramos de arena en el engranaje de estos movimientos de capitales devastadores. De tres formas: supresión de los “paraísos fiscales”; aumento de la fiscalidad en las rentas del capital; aplicación de tasas sobre las transacciones financieras. [...] Los paraísos fiscales son zonas en las que reina el secreto bancario, que no sirve más que para camuflar malversaciones y otras actividades mafiosas. Miles de millones de dólares son sustraídos de esta forma a toda fiscalidad en beneficio de los poderosos y de los establecimientos financieros. Porque todos los grandes bancos del planeta tienen sucursales en los paraísos fiscales y extraen un gran provecho de ello”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario