19/2/2012

LA NUEVA REFORMA LABORAL, OTRA VUELTA DE TUERCA. Juan Escribano Gutiérrez.

En conclusión, todo aquello que ya estaba apuntado en las reformas laborales de 2010 se lleva hasta sus últimas consecuencias, rompiendo incluyo el pacto claudicante que dio lugar a la Constitución de 1978.
Este sistema se caracteriza por una sobreexplotación de todos los recursos naturales y humanos que convierte en mercancías. Tras décadas en las que se ha abusado del uso de materias primas y energía, ya sólo le queda para seguir su huida hacia el suicidio abaratar el factor trabajo.
En definitiva, ir en contra de esta reforma supone ir en contra del modo de producción capitalista y abogar por la única solución viable para el planeta y las personas que en él habitamos: el ecosocialismo.
PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO, CLICAR EN LA IMAGEN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada